Publicado el 1 comentario

La guerra de los precios

El otro día en un mercado artesanal me tocó de vecino un artesano de plata . La verdad, yo estoy encantada de que me toquen al lado compañeros de profesión porque siempre acabamos intercambiando información, trucos,… 


Era un chaval muy majo y con mucha paciencia por lo que luego vi.

Pasó una «señora» y preguntó el precio de una pieza. Cuando el chico le dijo el precio ( bien barato, por cierto) le contestó: » Uy, qué caro» .

La paciencia de mi compañero hizo que se callara aunque luego estuvimos comentando la jugada.

¿En qué cabeza cabe que te dicten los precios? ¿Creen que están en un zoco regateando? ¿Qué conocimiento tienen del oficio para valorar si esa pieza es cara o no?  ¿En qué momento desapareció la educación para llamarte ladrón a la cara y además desde la mayor ignorancia de lo que se habla?

Cada joya hecha a mano, quieran o no, lleva un montón de horas detrás que la mayor parte de las veces no cobramos. Y eso es culpa nuestra, por tontos, por miedo a gente como esta «señora». 

Muchas veces me planteo el poner el precio al que lo vendo y debajo lo que sería el precio de las horas de planteamiento de diseño y el de desarrollo, el del metal, el del desgaste de herramienta,…. ¡Ah! Y también debería poner lo que pago de autónomos, impuestos, IVA, asistencia a mercados,…. Quizás así se pensaran dos veces lo que van a decir respecto al precio.

Como bien decía mi compañero, él podría explicarle que tal vez no sea cara la joya , quizás es que la «señora» no tiene suficiente dinero, a ver qué cara le quedaba pero optó por ponerle una sonrisa y callar. Ahí se ve la elegancia de uno y de otro.

Y seguramente la misma «señora» irá a tiendas de «marca» donde explotan a personas del tercer mundo para hacer una camisa que luego trae un logo por el que pagas 100 veces más, pero eso no es caro. Caro es lo que nosotros hacemos porque deberíamos cobrar lo mismo que los del tercer mundo.

Lo siento, tengo la «suerte» de que me tocó vivir a este lado del mapa. Tengo la suerte de dedicarme a una profesión que me gusta aunque sea muy dura. Y tengo la suerte de encontrarme a muy pocas personas como esa «señora».

 Y espero tener la suerte de que la gente valore mi trabajo aunque no lo pueda pagar o tenga otras prioridades para sus gastos, cosa lógica porque yo también las tengo pero eso no me da derecho a menospreciar la labor de ningún artesano.

Publicado el Deja un comentario

Isla de Man

Un viaje, amigos, motos, un recuerdo.

Y yo la artesana encargada de llevar el recuerdo a la realidad.

Hacer piezas tan simbólicas para la gente me encanta. En este caso era aún más especial porque era para amigos pero siempre intento buscar algo que tenga un componente emotivo para el futuro dueño.

En Navidades me encargaron un marcapáginas y no me dieron ningún dato sobre la chica para la que era el regalo. Pensé , dí vueltas y no me quedó más remedio que «entrevistar» al que iba a hacer el regalo para que me diera más datos, para que el marcapáginas tuviera un significado más amplio. 

No puedo evitarlo, me vuelven loca los simbolismos , los regalos con mensaje.

El de la Isla de Man también dio su guerra, ya he hecho tres versiones de pendientes y un colgante pero la gente para la que es lo disfruta y lo aprecia, y eso es lo único importante.

Publicado el 1 comentario

Maestro joyero

Hoy me ha tocado aumentar un anillo y me he acordado de cuánto aprendí con Marce.

Cuando no había acabado mi último curso , uno de mis profesores me dijo que estaban buscando un aprendiz para la Joyería Marce. Y allí fui ,sólo con lo aprendido en los años de la Escuela.

Marce y yo congeniamos enseguida y aceptamos las condiciones de cada uno.

¡Cuánta paciencia tuvo Marce conmigo! Como buena aprendiz tuve fallos pero él nunca me reñía,arreglaba el entuerto con una facilidad pasmosa y me explicaba cómo debía haberlo hecho.

Siempre me ha parecido una maravilla verlo trabajar.Antes decía que arreglaba las cosas con gran facilidad pero no porque sean fáciles, sino porque a él le resultan así. No existe pieza que se le resista, es un joyero enamorado de su trabajo, siempre dispuesto a aprender, a ampliar su negocio con nuevas herramientas,…

Tengo mucho que agradecerle a él y a su mujer, Nathalie, que siempre me miman ,me cuidan ,me enseñan y me animan.

Así que si tenéis alguna pieza que arreglar,unas alianzas a vuestro gusto y hechas a mano, o cualquier trabajo imposible de joyería hablad con Marce.

http://www.joyeriamarce.com/index.html